Hay muchas leyendas sobre la fundación del monasterio. Es muy probable que Merak Lama haya tenido dificultades para encontrar un buen lugar para fundar el monasterio. Según esta leyenda, se dice que decidió descansar en una cueva donde rezó, buscando la guía divina. Cuando volvió, su caballo había desaparecido. Después de un tiempo, Merak Lama logró encontrar el caballo, pastando en la cima de una montaña.