A los jóvenes monjes se les enseña en la escuela en inglés, hindi, matemáticas y budismo. Aquellos que se unan al monasterio tienen que comprometerse de por vida, de lo contrario, se aplicará una fuerte penalización si dejan el monasterio. La mayoría de los monjes son niños que pertenecen al pueblo Monpa.